Comentarios desactivados en MALBEC: Historia y Presente en Argentina

La superficie de Malbec ha variado en Argentina a lo largo de los años desde el año 1853, en el que ingresaron al país las primeras plantas de esta variedad. En el año 1962 la superficie de Malbec llegó a las 58.577 ha cultivadas, lo cual representaba el 22,5% del total de vid en el país. Luego, comenzó una rápida disminución de esta variedad, ya que fue sustituida por otras más productivas que dieron origen a vinos genéricos. Se erradicó el 83% de la superficie de Malbec entre 1962 y 1995, año en que llegó a su punto más bajo de superficie cultivada con 9.746 ha. A partir de ese año comenzó a resurgir la variedad Malbec y ha ido aumentando su presencia en el país acorde con una demanda por parte de consumidores argentinos e internacionales más exigentes en cuanto a calidad, un menor consumo per cápita en el país y un cambio de tendencia del consumo hacia los vinos tintos. Esta tendencia de aumento de la superficie de Malbec se mantiene en la actualidad, siendo la variedad que más crece desde hace varios años. En el año 2018 se registraron 42.999 ha, lo cual representa el 19,7% del total de vid del país.

Introducción del Malbec a Argentina

Originaria de Francia, esta variedad ha encontrado en Argentina su lugar en el mundo, expresando todo su potencial y características que la diferencian del resto de las variedades presentes en el país. En Argentina, Malbec se expresa de manera distinta a su lugar de origen. Estas características de la variedad en suelo argentino, sumadas a la mano de expertos hacedores de vino, han dado como resultado la elaboración de caldos de calidad superior, muy valorados en el mercado internacional. La variedad Malbec es originaria de Bordeaux (Suroeste de Francia), específicamente de Cahors, donde se la conoce con el nombre de Cot o Auxerrois. Esta zona actualmente comprende unas 4.400 hectáreas de vid. La epidemia de filoxera, que atacó los viñedos de Cahors alrededor de 1877, causó la destrucción de esta región vitivinícola. En 1956 una helada destruyó buena parte del Malbec que aún se cultivaba, y al replantar se empleó Cabernet Sauvignon. Por estos motivos, el Malbec perdió importancia en esta zona.

El 17 de abril de 1853 se presentó un proyecto ante la Legislatura Provincial de Mendoza, con el objetivo de fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura. La organización de esta Quinta fue encomendada al ingeniero agrónomo francés Michel Aimé Pouget quien introdujo varias cepas europeas, entre ellas Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot y Semillón. De ahí la fecha en la que se estableció el 17 de abril como “el Día Mundial del Malbec”. La variedad Malbec se adaptó muy bien en Argentina, especialmente en Mendoza, donde se la conocía como “uva francesa”. Este calificativo se usó para indicar la diferencia de origen con las uvas denominadas criollas presentes en el país, tales como Cereza, Criolla Chica y Criolla Grande, cuya calidad enológica era menor. A mediados del siglo XIX, los bodegueros argentinos apostaban por el cultivo de variedades que daban origen a vinos de alta calidad. Bajo este concepto, la superficie de Malbec fue en aumento hasta llegar a 58.577 ha en el año 1962, lo que representaba el 22,5% del total de vid del país (259.783 ha).

Superficie

La superficie total de vid en Argentina fue aumentando desde la época colonial hasta el año 1977 en el que se alcanzó el punto máximo de 350.680 hectáreas. El aumento de superficie que operó a principio del siglo XX se debió a la gran ola inmigratoria que tuvo Argentina y a la costumbre de los inmigrantes europeos de consumir vino en su dieta diaria. Por otro lado, la llegada del ferrocarril a Mendoza en el año 1884 favoreció el transporte del vino a la zona de mayor población del país, lo cual también incidió en una mayor demanda de vino con el consiguiente aumento de cultivo de vid. Tal como lo señala el INV en su anuario de datos estadísticos de 1962, el aumento de superficie de vid, se debió principalmente a una demanda firme y creciente de vinos en el mercado interno, ya que “el vino está definitivamente incorporado a los hábitos alimentarios de la población y por ser una de las pocas bebidas que mantiene sus precios a niveles accesibles incluso para el consumidor de menor poder adquisitivo”. Todo este aumento de consumo y demanda de vino a nivel nacional favoreció e incentivó la plantación de variedades de uva que producían altos rendimientos, en desmedro de aquellas como Malbec que no eran tan productivas a pesar de su calidad enológica muy superior. Las variedades de mayores rendimientos que se plantaban en aquellos años eran las rosadas llamadas “criollas”: Cereza, Criolla Grande y Criolla Chica y algunas blancas como Pedro Giménez.

Bajo el nuevo escenario de un consumo de vino de mayor calidad, a partir del año 1995 comienza a resurgir la variedad Malbec, aumentando su presencia en el país acorde con la demanda de vino por parte de un consumidor más exigente. Esta tendencia de aumento de la superficie de Malbec se mantiene en la actualidad, siendo la variedad que más crece en el país desde hace varios años. En el año 2018 se registraron 42.999 ha, lo cual representa el 19,7% del total de vid de Argentina. A pesar de que en el último año, la superficie total de vid del país disminuyó 2.616 ha, la variedad Malbec aumentó 1.698 ha, lo cual indica que el aumento de superficie de esta variedad continúa. En el período 1995-2018, la variedad Malbec ha aumentado su superficie en un 341%. Aunque son varias las variedades tintas que aumentaron hectáreas, la preferencia del viticultor por el cultivo de Malbec es notoria.

Exportación

La exportación total de vinos argentinos aumentó un 77% desde el año 2004, los vinos varietales aumentaron un 143% y los vinos sin mención varietal solo un 8% en el mismo período. Cabe señalar que las ventas de vino sin mención varietal, que registraban disminución desde el año 2012, se han recuperado en el último año, se exportó un 213% más volumen que en 2017, especialmente a granel. En 2017, el 11,4% de las exportaciones correspondió a vinos sin mención varietal, en 2018 ese valor se ubicó en el 29%. Cabe esperar que, luego de la fuerte devaluación del peso ocurrida en el año 2018, las exportaciones de varietales fraccionados aumenten. Si bien la exportación de vinos sin mención varietal ha manifestado un aumento considerable en el último año, lo cierto es que su tendencia de crecimiento sigue siendo negativa en el tiempo, a diferencia de los vinos varietales que tienen una tendencia de crecimiento positiva. Del total de vino enviado al exterior en 2018, el 70% correspondió a vinos varietales, en el año 2004 ese porcentaje era del 51%.

En este contexto en el cual los vinos varietales siguen participando en el total de exportaciones con un mayor volumen que los vinos sin mención varietal, el vino Malbec predomina sobre el resto, en la preferencia del mercado consumidor extranjero. En el último año el 65% del total de vinos varietales exportados correspondió a Malbec. A los efectos del presente informe se considera como vino varietal Malbec a la suma del varietal puro y los cortes con otras variedades, estos últimos representaron el 6% del total Malbec exportado en 2018. Para visualizar el “fenómeno Malbec”, comparamos los datos de exportaciones del año 2004 y 2018: la exportación total de vinos aumentó un 77% en volumen y 255% en valor, mientras que el vino Malbec aumentó un 450% en volumen y un 823% en valor, transformándose en la vedette de las exportaciones. El precio medio del Malbec pasó de 2,5 a 4,1 dólares/l en este período. El vino varietal Malbec es el que más ha crecido y el que más se exporta. Pasó de representar el 29% del total de varietales exportados en 2004 al 65% en el último año.

Las exportaciones totales de vinos argentinos en el año 2018 fueron de 2.753.574 hl por un valor FOB de 821.130.000 dólares. El 45% de ese volumen y 62% de las divisas corresponde al varietal Malbec. Se exportaron 1.244.575 hl de vino Malbec, por 512.047.000 dólares. En el último año el varietal Malbec se exportó a un precio medio mayor que en 2017 (4,1 vs 4,0 dólares/l).

Destino

En 2018 se exportó vino Malbec a 123 países. El 85% de los envíos correspondió a la modalidad fraccionado. Del total de vino fraccionado Malbec el 81% se envió a 9 países, siendo los mayores importadores: Estados Unidos (36,2%), Reino Unido (18%), Canadá (7,6%) y Brasil (6,9%).

Fuente: https://www.argentina.gob.ar/instituto-nacional-vitivinicultura

TOP

X